La mayor derrota de Michael Jordan

Todo el mundo tiene un partido malo en algún momento a lo largo de su carrera, es inevitable. Hasta el legendario 23 de los Chicago Bulls tuvo una mala noche, una noche en la que no le salió casi nada tal y como muestra el resultado del partido que constituyó la mayor derrota de Michael Jordan en la NBA.

Aquel partido para olvidar tuvo lugar en 1992 prácticamente al inicio de temporada regular.

Contextualizando aquel partido en la historia del equipo de Illinois fue cuando los Chicago Bulls de la primera era de Michael Jordan vivían su máximo esplendor y ya se habían proclamado  dos veces Campeones de la NBA… es decir… aquel equipo era un equipo ya sólido y hecho.

El autor de aquella severa derrota fue un equipo con el que precisamente los Bulls tenían una agria rivalidad en aquella época.

Viejos rivales conocidos sedientos de venganza, un esguince leve, una mala noche de Pippen y un escenario como el Madison Square Garden fueron los componentes esenciales de la peor noche de His Airness en la NBA.

Mayor derrota de Michael Jordan

Sigue leyendo

Lo que significó perder a Michael Jordan

Las estadísticas en ocasiones no sirven para poder valorar todos los factores del impacto de un hecho deportivo, pero si que nos pueden servir para hacernos una idea aproximada de la relevancia de ese acontecimiento. En este caso vamos a ver en cifras lo que significó perder a Michael Jordan para los Chicago Bulls.

Tras el final de la temporada 1997-1998 Michael Jordan decidió colgar las botas por segunda vez en su carrera.

De esta forma el gran dominador del baloncesto de finales de los 80’s y de los años 90 finalizaba su vida deportiva en los Chicago Bulls.

Lo hacía desde el cenit que suponía ser Campeón de la NBA por sexta vez en su carrera. Posteriormente regresó para jugar un par de temporadas en los Wizards pero aquello fue más matar el gusanillo de jugar al basket que realmente competir.

La temporada 1998-1999 con un largo Lockout incluido, nacía sin la presencia del que probablemente sea a día de hoy el mejor jugador de todos los tiempos.

Los Chicago Bulls pasaban de ser favoritos al anillo a ser simplemente un equipo en reconstrucción, aunque el resultado fue todavía más desastroso.

perder a Michael Jordan

Sigue leyendo

La incontestable reivindicación de Scottie Pippen

Una de las preguntas más recurrentes en la NBA es saber que hubiera pasado si determinados jugadores no hubieran jugado juntos. Esas uniones han sido formulas de éxito comprobadas pero lo realmente curioso sería saber que hubiera pasado si no hubieran compartido equipos. Algunas de esas famosas parejas son por ejemplo Magic y Worthy, Oscar Robertson y Kareem Abdul Jabbar, Julius Erving y Moses Malone, Dumars e Isiah Thomas, Lebron y Wade o Stephen Curry pero la que sin duda plantea más comentarios es la de Michael Jordan y Scottie Pippen.

En teoría es muy dificil poner en valor a un jugador al lado del que para muchos es el mejor jugador de todos los tiempos.

Con ese handicap de partida, todo parece que la suma de Michael Jordan y de Scottie Pippen fue una sinergia positiva pero sigue pareciendo que el elemento determinante siempre fue Jordan.

Sin duda, Jordan fue el elemento diferencial pero un jugador como Pippen le hizo mejor y a Pippen un jugador como Jordan también aunque en menor medida.

Pippen siempre estuvo y estará a la sombra histórica de Jordan aunque el alero de los Bulls intento quitarse ese Sambenito de encima con una clara reivindicación deportiva tras la primera retirada de His Airness.

Más allá de la espectacular temporada regular de 1994 donde realizó los mejores números de su carrera en puntos, rebotes y robos, y en la que quedó tercero en la votación del MVP de temporada regular tras Olajuwon y Robinson, el 13 de Febrero de 1994 se reivindicó como estrella de la NBA en el mejor sitio para hacerlo.

Scottie Pippen MVP

Sigue leyendo

El mejor quinteto defensivo de la historia de la NBA

Muchos dicen a día de hoy que los Golden State Warriors son el mejor equipo ofensivo de la historia y que con su juego rápido de small ball son practicamente imparables ya que a parte de seguir acumulando victorias han conseguido alcanzar elevadas medias de anotación teniendo a Klay Thompson y a Stephen Curry como los dos mejores productores de anotación.Analistas, periodistas especializados y sobre todo antiguos jugadores alzan sus voces a día de hoy comparando a los mejores jugadores y equipos defensivos de sus respectivas épocas con los Warriors actuales y diciendo que esos equipos pararía, frenarían y hasta secarían fácilmente al equipo de los Splash Brothers.

Es muy difícil poder valorar si esto sería cierto o no, lo que si que os puedo asegurar es que en mi opinión este quinteto que os voy a presentar frenaría sin duda a los Bulls de Jordan e igualmente a cualquier equipo de la historia de la NBA… incluido por supuesto los actuales Golden State Warriors.

La forma de configurar este quinteto ha sido coger los jugadores con más presencias en quintetos defensivos del año y también los que poseen los premios a mejor jugador defensivo de la temporada… el resultado es este… y ya os aviso que hay mucha intensidad, entrega, compromiso colectivo… y trash talking…

Comenzamos con mi mejor quinteto defensivo de la historia de la NBA

Cuando Tracy McGrady pudo ser jugador de los Bulls

Haciendo una retrospectiva al pasado e historia de los Chicago Bulls, el equipo del estado de Illinois sabía durante la dictadura de Michael Jordan en la NBA que el jugador que les había llevado a la gloria de ganar varios Títulos de la NBA no iba a ser eterno… al menos en lo deportivo.
Tras la primera retirada de Jordan en 1993 para dedicarse a jugar al Beisbol en en los Birmighan Barons la directiva de los Bulls al ver la dinámica del equipo sin el liderazgo del 23 empezó a plantearse la posibilidad de reestructurar un equipo que sin un pieza fundamental no dejaba de ser un buen equipo con aspiraciones basicamente de llegar a Playoffs y poco más.
La estela del equipo creado por Phil Jackson y coronado por la figura de Jordan  fue alargada ya que todavía en la temporada 1993-1994 el balance del equipo fue muy bueno con un 55-27 pero no pasaron de semifinales de conferencia.
Al año siguiente Jordan volvió a Chicago a final de la temporada regular y los Bulls con un balance de 47-35 llegaron a Playoffs de nuevo. Con un Jordan fuera de su máximo nivel competitivo cayeron en semifinales de Conferencia frente a unos Magic en crecimiento con Penny Hardaway y O’Neal.
A partir de ahí volvió la época de vino y rosas a Chicago pero en la directiva de los Bulls ya se había activado la alarma para preparar la era post Jordan.
Los Bulls de aquellos años además de ganar los Campeonatos obtenían unos grandes balances de temporada (72-10 y 69-13 en 1996 y 1997) respectivamente luego sus opciones en el Draft siempre estaban al final de la primera ronda y lo que ya allí quedaba de talento deportivo no daba para reconstruir o planificar un equipo en el futuro y los Bulls decidieron poner sobre la mesa a su mayor valor deportivo más allá de Michael Jordan.